Del horror a la esperanza: Yad Vashem, para no olvidar el Holocausto #Israel

cib-yad-vashem

Nuestra guía en Yad Vashem, Centro Mundial de Conmemoración del Holocausto, fue Hilda Fainzilber hija y sobrina de sobrevivientes, sus ojos todavía se humedecen al contar lo que su mamá nunca pudo, por más que ella le insistió ella no podía hablar sobre el gran trauma que vivió y es entonces que Hilda decide dedicar gran parte de su vida a que está historia nunca se olvide ni se repita.

De alguna u otra forma todos hemos escuchado sobre el holocausto, aquel horrible intento por parte de los nazis de exterminar a todos los judíos, y que casi lo logran durante esa segunda guerra mundial en un genocidio que acabó con más de 6 millones de seres humanos, hombres, mujeres y niños, nada importaba, solo matarlos.

Yad Vashem impresiona desde afuera donde hay sembrados hermosos árboles, cada uno a nombre de los llamados Justos de las Naciones, personas no judías que a pesar del peligro ayudaron a los judíos con refugio, comida, en busca de un lugar más seguro, salvadores que criaron a niños que quedaron sin padres. Con los años se logró dar con muchos nombres, otros aún permanecen en el anonimato. Schindler, a quién recordaran por la película, tuvo la oportunidad de conocer su árbol.

El museo o centro es inmenso y a pesar de contener una historia tan triste y desgarradora se respira paz, el arquitecto quiso hacerlo de esa manera con una visión de esperanza en el futuro. Lo mejor para recorrerlo es tener un guía en tu idioma, como Hilda que le puso alma y corazón a atender nuestras preguntas, o recorrerlo a tu aire con información que ellos te dan en diferentes idiomas.

Pasas desde los juegos de mesa de los nazis persiguiendo judíos, si, tipo monopolio, hasta los instrumentos de tortura utilizados, les median las cabezas y su color de cabello para saber si realmente eran judíos. Diseños a escala de los campos de concentración y del orden como eran introducidos con engaños en las cámaras de gas. Incluso replicas de las camas donde dormían hacinados.

Lo que más me lleno de impresión fue ver los zapatos de todos los tamaños que fue lo único que quedó de muchos, es imposible contener las lágrimas ante tanta maldad.

Al salir muy conmovidos te enfrentas al paisaje más bello que hayas podido ver, con una brisa fresca y mucha naturaleza, la idea es sentir esperanza, y se logra sentirla. Fe en la humanidad.

Luego el Monumento a los Niños, Dios, murieron tantos pequeñitos que quisieron hacerles un homenaje, es un lugar oscuro con luces blancas brillantes, fotos y una voz que a medida que caminas te va leyendo los nombres de cada uno. Se te achurra el corazón…

Yad Vashem es un lugar que hay que conocer, vivir y sentir. Si vas a Israel no dejes de visitarlo. Que la historia nunca se olvide ni repita mi querida Hilda.

 

Sobre Cibeles De Freitas

Cibeles De Freitas, amiga de todos, reconocida relacionista pública, gran comunicadora y amante de las redes sociales en Panamá.

Ya viste el canal oficial de Cibeles De Freitas en YouTube? Ver en YouTube