Frida Kahlo y mi pasión por ella…

cib-frida

Frida Kahlo y mi pasión por ella…

A los 15 años leí la biografía de Frida y me impactó tanto que aún puedo sentir mi impresión hasta estos días. Quizá conocer aquel terrible accidente que tuvo cuando era una adolescente como yo y como estoicamente le hizo frente al dolor, y no un dolor cualquiera, fueron tantas las fracturas en su cuerpo como consecuencia cuando aquel tranvía embistió el bus donde ella se transportaba, hasta una de las barandas se desprendió y la atravesó completamente saliendo por su vagina. Terrible.

Pero su joven espíritu no la dejó compadecerse de sí misma sino que la abrazó con fuerza y la ayudó a seguir. Su mamá viendo a su pobre hija en cama mientras sanaba muy lentamente tuvo la idea de poner un espejo en la parte de arriba de su cama, de esas que tienen como un techo, y lo puso para que por lo menos pudiera ver su reflejo. Fue una maldición para Frida verse en ese estado permanentemente cada vez que abría los ojos pero poco a poco fue buscando pintar para distraerse y que otra cosa podía ser sino su propia imagen que era lo que la acompañaba día y noche. Ese espejo produjo la magia. La primera vez que fui a la famosa Casa Azul en Coyoacán, México, ahora Museo Frida Kahlo, lloré al ver esa cama con el espejo arriba.

Al principio no creía en su talento, pasó mucho tiempo y muchos halagos por parte de otros antes de que empezará a creer en ella, la mayor parte de sus pinturas son autorretratos con imágenes muy dolorosas de su vida, de su mente, y principalmente de lo que pasaba en su alma, el amor, el desamor, la maternidad frustrada a la que nunca pudo llegar y todo lo que suponía algo importante en su vida fueron a parar en lienzos, no importaba que tan crueles o sangrientos fueran. Pude ver cuadros suyos en el MOMA en Nueva York y son impresionantes, eso sí, los que vi son muy pequeños, siempre imaginé que serían de grandes dimensiones.

Pero no crean que porque estaba en cama la mayor parte del tiempo no tuvo amores, los tuvo y muchos, Frida era una mujer adelantada a su época, brillante, feminista, rebelde y muy coqueta. Su gran amor fue el pintor también mexicano Diego Rivera, con él vivió en el cielo y bajó al más caliente de los infiernos, Diego era un enamoradizo que le fue infiel mil veces, hasta con la hermana de Frida, pero ella lo perdonó hasta el cansancio, al final de sus días, él estuvo a su lado, cuando ella moría a los 47 años, su cuerpo cansado de tantas operaciones, la amputación de una pierna y muchos dolores no pudo más y la abandonó tras una embolia pulmonar. Unos meses antes, muy delicada de salud, sus doctores le habían prohibido asistir a una exposición suya y ella muy decidida hizo que la llevaran en su cama al lugar, si, cargaron con ella y su cama hasta allí, así de espectacular fue su entrada, ese día cantó y bebió como tanto le gustaba.

En cuestiones de moda Frida siempre amó a su México y sus costumbres, vestía casi siempre el traje de Tehuana, de los trajes más pintorescos de la cultura mexicana, flores en la cabeza, largas trenzas negras y se rehusaba a sacarse las cejas o quitar su bigote femenino.

Yo la adoro, colecciono espejos, tazas, muñecas, aretes, collares, pulseras, camisetas, billeteras, libretas, libros y todo lo que tenga su imagen, pero más allá colecciono su valentía, su alma, sus pensamientos. Frida Kahlo murió en 1954 y su vida sigue más presente que nunca, su imagen y sus ideales siguen intactos, y yo siempre voy a ser su fan número 1.

Sobre Cibeles De Freitas

Cibeles De Freitas, amiga de todos, reconocida relacionista pública, gran comunicadora y amante de las redes sociales en Panamá.

Ya viste el canal oficial de Cibeles De Freitas en YouTube? Ver en YouTube